¡Ya en casa! ¡Inmensamente feliz! Ha sido un fin de semana inolvidable, cargado de todo tipo de sensaciones y sentimientos a flor de piel, en Logroño (Graduación UNIR 2018) y Bilbao (Family). Jamás llegué a pensar que después de treinta años ejerciendo como periodista de vocación llegaría el día en el que también lo hiciera de carrera.

Juan A. Hipólito

 

Juan Antonio Hipólito Domínguez en la Graduación de UNIR 2018
Juan Antonio Hipólito Domínguez en la Graduación de UNIR 2018

 

Agradecimientos: a mis compañeros de carrera por su afecto y cariño; a los de profesión por su infinita comprensión; a mi gente de Onda Minera por cubrirme las espaldas en época de exámenes durante los últimos cuatro años; a mi familia, sobre todo a mi padre (¡cuánta sabiduría en la carrera de la vida!) y a mi AMOR por su eterno e incondicional apoyo; a todos cuantos no han dudado ni un solo instante en prestarme su colaboración para el TFG que defenderé en Madrid desde la honestidad y la más absoluta humildad; a Calderón Estudios por su asesoramiento e infinita profesionalidad; a todos cuantos me conocen y me han dado ánimo durante estos intensos cuatro años; y a mi AURORITA del ALMA por la fuerza que me ha dado desde el CORAZÓN (Ambos sabíamos que, aquella tarde en el hospital, cuando veías con alegría las primeras notas que empezaban a publicarse tras el primer curso, este reto terminaría por cumplirse).

 

Juan A. Hipólito. Graduación UNIR 2018. Logroño
Juan A. Hipólito. Graduación UNIR 2018. Logroño

 

Ha sido una experiencia inolvidable. Y ahora, a seguir “currando”, sin olvidar que, antes de buenos periodistas, seremos siempre buenas personas. Así que, haremos honor al gran Kapuscinski.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.